TRABAJADORA SOCIAL DE VALDENSE ES LA NUEVA COORDINADORA DE PROGRAMA COMUNITARIO de JUVENTUD PARA CRISTO

Desde el mes de mayo de 2015 Margarita Delmonte es la nueva coordinadora de  Programa Comunitario de Juventud para Cristo.

Sandra Costabel le hizo una nota que fuera publicada en el mes de marzo en el periódico Noticias que se difunde en el departamento de Colonia. Hemos extraído algunos fragmentos que compartimos con ustedes.

 

IMG_20150205_182228

 

Margarita Delmonte es nacida en Montevideo y debido a la profesión de su papá Carlos (Pastor de la Iglesia Valdense), vivió en diferentes lugares (La Pampa, Argentina durante su primera infancia y Valdense en el tiempo de su adolescencia).

Margarita recuerda a su papá como un pastor que siempre cultivó buenos vínculos en los lugares donde vivió. Recuerda también cómo en el período de la dictadura vivieron momentos difíciles cuando clausuraron el “Mensajero Valdense”  periódico de la comunidad) y llevaron preso a su papá por unos días. Todo eso conmovió a los miembros de la iglesia que él pastoreaba.

Su mamá es Elizabeth Lindemberg y es traductora e intérprete. Durante mucho tiempo fue intérprete en las asambleas del Consejo Mundial de Iglesias traduciendo tanto al idioma alemán, al español, al inglés o al francés. “Siempre fue una  mujer muy activa y muy colaboradora de la iglesia”- nos dice- “se ponía al hombro la escuela dominical o el grupo de mujeres y trabajaba a la par de mi papá”. Doña Elizabeth, con 80 años sigue siendo hasta hoy una mujer muy activa.

Continúa trabajando utilizando la computadora como medio de recepción y entrega de traducciones y a veces concurre a la capital a realizar trabajos como intérprete de extranjeros. Los hijos del matrimonio Delmonte-Lindemberg fueron 4: Margarita, una hermana de profesión docente que vive en Alemania, otra hermana funcionaria de ALADI en Montevideo y un hermano varón que trabaja en el Instituto Crandon de la misma ciudad.

Luego de terminar el liceo, nuestra entrevistada estuvo un año trabajando como voluntaria en una Iglesia Presbiteriana de Estados Unidos regresando luego decidida a estudiar trabajo social.

Fue la universidad, como a tantos jóvenes del interior, que llamó nuevamente a Margarita a la capital donde nació y donde también conocería a su esposo con quien conformaría su familia actual.

Como todo joven proveniente del interior, la mudanza y el cambio hacia Montevideo no fue fácil…pero los compañeros la fueron orientando y poco a poco se adaptó. El trabajo social (carrera que escogió Margarita) es una profesión que ofrece posibilidades de trabajar en muchas áreas (con presos, en un hospital, con niños, con adultos mayores) y lo lindo es encontrar un lugar donde uno se sienta cómodo según me explica. Actualmente ella dice sentirse muy a gusto en los lugares donde está, tanto en el CAIF Libemor,

ubicado en Montevideo, como en el hogar “El Sarandí” de Colonia que es para personas con discapacidad severa. Margarita además realizó un posgrado en abordaje sistémico en la Universidad Católica como estrategia de trabajo con las familias así como otras capacitaciones del Programa Claves de Juventud para Cristo. A su esposo Sergio lo conoció en el Coro Evangélico Unido y luego que ambos terminaron sus respectivas carreras (medicina en el caso de él y trabajo social en el caso de ella), se radicaron en Colonia Valdense. Del matrimonio de Sergio y Margarita nacieron Esteban (que actualmente estudia Comunicación Social en Montevideo), Bruno (que estudia Gastronomía y Bellas Artes también en la capital) y Sofía que está todavía en etapa liceal.

Margarita comienza su vinculación con el Programa Claves desde hace tiempo y se ha ido formando en los diferentes cursos que este Programa ofrece. Ya en vinculación con la institución madre del Programa Claves (Juventud para Cristo), le ofrecen coordinar el Proyecto Arrimate espacio joven de Colonia, gestionado por la misma institución. Una vez que esta modalidad terminó, comienza como trabajadora social del CAIF Libemor, donde está hasta hoy en día.

El curso de Formación de Capacitadores es impartido por el Programa Claves y Margarita lo cursó a distancia. En el año 2013 como examen final dictó un curso básico en Córdoba, Argentina, junto a la especialista Alicia Casas. Es esa certificación que la habilitó a concurrir por primera vez en el 2014 a dictar un curso a Honduras y en esta oportunidad lo hace por segunda vez.

Para Delmonte, que es una mujer sencilla y de perfil bajo, la experiencia la vive como un aprendizaje para ella misma, aunque se nota su experiencia y formación especialmente en las áreas que se ha especializado, como la teoría familiar sistémica y la discapacidad, además del manejo de la metodología que Claves propone a través de estos cursos. “Me ha impactado ver los diferentes procesos que viven las iglesias en diferentes lugares”- dice Margarita – “y es inevitable comparar”.

 

 

Si desea recibir las noticias, eventos y actualizaciones de nuestro sitio web solo debes registrarte

top