JPC-page

JPC

Juventud para Cristo es una organización cristiana, sin fines de lucro y de carácter autónomo.
Desde nuestros inicios hemos trabajado activamente en la formalización de programas relacionados con la realidad de la niñez y la juventud en Uruguay. Nuestra acción está orientada hacia niños, niñas, adolescentes y jóvenes y sus familias, en tres niveles de intervención:

  • Personal (procurando un desarrollo integral)
  • Familiar y comunitario (favoreciendo el fortalecimiento familiar, el desarrollo de redes locales y la participación)
  • Político y estructural (participando en la construcción de políticas sociales y metodologías de intervención adecuadas)

En 1989 formalizamos nuestra relación con el Estado y conformamos la Asociación Civil Juventud para Cristo en el Uruguay. Desde entonces hemos operado en forma cooperativa con organismos del Estado, con organismos internacionales, y con la gran diversidad de organizaciones no gubernamentales (ONG) que funcionan en el país.

Juventud para Cristo se rige por el marco legal de toda asociación civil. La Asamblea General de socios es el órgano soberano y es quien designa a la comisión directiva que desempeña funciones en forma honoraria y por un período a término. En la actualidad, nuestra Presidenta es la Psicóloga Social María Eugenia Goyret y la Secretaria es la Dra. Adriana Casas. Nuestra institución desarrolla una diversidad de programas coordinados por un equipo de gestión integrado por el Pastor Hugo Píriz, Coordinador General, el Psicólogo Social Luis Cesari, Coordinador General de Programas, y Ana Guillén, Administradora.

ORGANIGRAMA DE JPC

En Juventud para Cristo Uruguay trabajamos con un norte claro, desafiante pero posible en Jesucristo, que expresamos con sencillez en nuestra misión:

- Promover una cultura de vida en sintonía con el evangelio y los valores de justicia, paz, solidaridad, tolerancia, amor y respeto por la diversidad.

Como integrantes de la familia de Juventud para Cristo Internacional, adherimos a la visión y misión que es común a todas las organizaciones que, en todo el mundo, sirven bajo el mismo lema.

Desde 1972 Juventud para Cristo ha marcado presencia en la sociedad uruguaya, y su influencia ha trascendido fronteras.

Jóvenes miembros de las diversas congregaciones cristianas han desplegado gran creatividad para desarrollar programas pertinentes al medio en el que han servido. Inolvidables son las reuniones de “Música y canto” frecuentes en las décadas de los setenta y los ochenta. Los Clubes bíblicos, hasta la fecha, reúnen a adolescentes y jóvenes con inquietudes espirituales. El Día de la Juventud, el ministerio a través del teatro, los congresos juveniles ”Compromiso 81″ y “Compromiso 86″, los cursos de capacitación y el servicio a las iglesias y colegios a través de películas y videos son ejemplos de programas clásicos que nuclearon a miles de personas. Más cerca en el tiempo, las Deporfiestas, las correcaminatas solidarias por los derechos de los niños, “Montevideo a pata”, y las Campañas de vacunación ”Un trato por el buentrato” que desde el 2003 hasta la fecha han tenido una gran repercusión e impacto social en la prevención y concientización sobre el maltrato infantil. Además de organizar estas campañas, cada año el Programa Claves ofrece una diversidad de herramientas de capacitación a numerosas organizaciones de Uruguay y América Latina interesadas en esta problemática.

También son una marca distintiva de Juventud para Cristo las muestras de poesía y cuentos cortos, las conferencias que se dictan a nivel nacional e internacional y las muchas publicaciones sobre temas relacionados con los programas que desarrollamos.

La historia de la institución ha pasado por su gente y el diálogo permanente que sus integrantes han mantenido con la sociedad uruguaya.

Promover en los jóvenes—priorizando a los sectores más pobres—el acceso a una vida plena, a través del ejercicio de los valores cristianos de justicia, paz, solidaridad, tolerancia y amor, mediante acciones en el ámbito personal, familiar-comunitario y político-estructural.

El Pacto de Lausana para leer en línea o descargar

Lograr que cada uno de los proyectos de los diversos programas institucionales:

  • Promocionen un adecuado desarrollo bio-sico-social y espiritual del ser humano
  • Fortalezcan la integración familiar, las redes locales y la participación
  • Participen en la construcción de políticas sociales y metodologías de intervención adecuadas

La organización tiene su fundamento en los siguientes valores universales:

  • Justicia, que busca recuperar la dignidad de quienes han sido excluidos de toda oportunidad de desarrollo integral.
  • Paz, que interrumpe los ciclos de violencia y restablece un sano desarrollo de los vínculos personales y grupales.
  • Solidaridad, que une y acerca realidades diferentes, que comparte soluciones, humaniza y recrea la realidad.
  • Tolerancia, que mantiene viva la diversidad y la singularidad, permitiendo una convivencia pacífica y cotidiana.
  • Amor, que permite trascender y promover los valores anteriores para todas las personas.

 

Queremos destacar que los Programas Comunitarios están estrechamente vinculados a la población objetivo.

El Programa Educación y Trabajo atiende a la población objetivo desde hace más de 19 años y tiene una amplia experiencia en educación e inserción laboral.

El Programa CLAVES, con más que 15 años de experiencia, aborda en forma sistemática la temática de la violencia doméstica y la promoción del buentrato.

 

  • INICIO
  • NOVEDADES
  • EVENTOS
  • COLABORAR
  • CONTACTO
top